17 de noviembre de 2013

Conclusiones del XII Congreso de Trabajo Social

CONCLUSIONES
  • Un tiempo marcado por la corrupción de la democracia representativa. ¿Alguien de los aquí presentes se siente identificado con una clase política que se parece más a una casta?
  • Un tiempo marcado por la aniquilación de la solidaridad por el predominio de la competencia. ¿No será que el mérito y la capacidad son envoltorio de un egoísmo soterrado de élites que no están dispuestas a renunciar a sus privilegios?
  • Un tiempo marcado por los procesos de externalización, que no son otra cosa que el retroceso del Estado para favorecer el enriquecimiento de unos cuantos.
  • Un tiempo marcado por una nueva moral que algunos llaman "neoliberal", pero que es tan vieja como el propio mundo y sus miserias. ¿Por qué en vez de moral no hablamos de pillaje, saqueo, robo y... todo ello con guante blanco?
RESOLUCIONES APROBADAS POR EL PLENARIO DEL CONGRESO
Acto de homenaje

El Comité Científico del XII Congreso Estatal de Trabajo Social, celebrado en Marbella, los días 14, 15 y  16 de noviembre de 2013, ha recogido algunas de las reflexiones más destacadas que han puesto sobre la mesa de trabajo los participantes en este encuentro. Han sido presentadas en la Clausura:
Está a punto de finalizar nuestro congreso profesional de Trabajo Social.
Lo que todos hemos vivido estos días puede resumirse en el siguiente titular: "Los derechos sociales son una realidad que tiene que estar más allá del juego de los mercados, una realidad que hay que conquistar día a día, una realidad que dejó de ser utopía gracias al trabajo de muchos profesionales como los trabajadores sociales"
Estamos inmersos en una realidad social cambiante y marcada por la incertidumbre. Pero, ¿de qué cambios estamos hablando? El Trabajo Social no nació para hacer de las utopías realidades, sino para que la justicia social impregnara un vivir cotidiano que siempre ha estado marcado por la desigualdad. Eso no es una utopía; más bien, es una lucha que ha recorrido, y recorre, la historia de todas las sociedades.
En España, la Segunda República fue un canto de esperanza, pero hubo que esperar a la Constitución de 1.978, para sentar las bases de un estado de bienestar, que no es algo estático, sino una realidad cambiante que continuamente tiene que adaptarse a los tiempos. Ahora bien, adaptarse no significa renunciar a conquistas que han dado sentido y significado a la profesión.
Vivimos en un tiempo marcado por el predominio del mercado sobre cuestión social. ¿Hasta qué punto dejamos de ser humanos cuando nos dedicamos a cuantificar mercantilmente relaciones existenciales?
En resumen, lo público (que algunos han gestionado como si fuera privado), está estigmatizado. Lo privado se convierte en símbolo de eficacia y eficiencia. Una vez más, asistimos a la conversión de los vicios privados en virtudes públicas.
Por lo que respecta a los Servicios Sociales, la manifestación más clara y concreta de este espíritu que impregna, tanto al sistema como a los mundos vitales, es la Ley de Reforma de las Administraciones Locales. Una ley que supone un tiro en la línea de flotación a toda una serie de conquistas que, más allá de la lógica Estado-mercado, han dejado a un lado la segunda mitad del s. XX.
Algún filósofo dijo que "no se piensa lo mismo en un palacio que en una choza". Estamos en Marbella, en el Palacio de Congresos, pero desde este lugar y desde este entorno, seguimos luchando por lo que han sido los valores de nuestra profesión: justicia social, autonomía de las personas, solidaridad e igualdad. Todos ellos, pilares sobre los que construir un bien común, que es resultado de una unión de fuerzas  y solidaridades, encaminadas hacia una sociedad mejor.
El futuro se ha hecho presente aquí. Y, a lo largo de estos días, gracias a buena parte de las aportaciones de compañeros y compañeras, hemos podido entrever cuáles son las tendencias de futuro de la profesión.
Se ha hablado de nuevas capacidades, de nuevos escenarios laborales, de nuevas formas organizativas, de nuevos instrumentos y herramientas. Ahora bien, toda esta serie de novedades, creemos que tienen que estar impregnadas por una idea de trazos fuertes: el Trabajador Social, en una sociedad que algunos llaman "postmoderna", otros "postcapitalista", otros "tecnológicamente avanzada", sigue siendo un agente de cambio social. Y la ciudadanía nos exige que lo seamos. Una ciudadanía que, en sus últimas manifestaciones, reclama unos cambios sustanciales a un sistema que está agotado.
Se revitaliza, y adquiere un nuevo sentido, la ética del cuidado, tanto hacia los ciudadanos como hacia nosotros mismos. Una ética que nos permite desarrollar en tiempos de malestares prácticas creativas e investigaciones que las avalan. Una ética que tiene que caminar de la mano de la consolidación de nuevos enfoques y nuevas prácticas, innovaciones al fin y al cabo, que sirven para generar un caudal intelectual que desemboque en conductas proactivas.
Las distintas ponencias y comunicaciones, así como el resto de intervenciones que se han desarrollado a lo largo de estos días, han servido para afianzar y dar fuerza al lema con el que se configuró este Congreso: Sabemos, Queremos y Podemos.
Muchos de estos 1.300 participantes,  muchos de vosotros, habéis dado muestras estos días de que sabéis lo que estáis haciendo, de que vuestra experiencia y conocimiento puede transferirse y compartirse, de que podemos cambiar una realidad adversa y que deseamos construir un "nosotros", marcado por el desafío ético y consciente de las elecciones que tenemos que tomar en nuestro  vivir profesional.
Marbella, 16 de noviembre de 2.013.
(NOTA: transcripción literal de la grabación en vídeo de la lectura de estas reflexiones)
________________________________________
Los Trabajadores Sociales de España, reunidos en el XII Congreso Estatal, en Marbella (Málaga), de los días 14 al 16 de noviembre de 2.013, manifiestan:
1. Su firme resolución de reiterar sus exigencias al Parlamento español de la introducción de una modificación en el texto constitucional incluyendo en el mismo el derecho fundamental de ciudadanía, que asegure la garantía de la cobertura del Sistema Público de Servicios Sociales como cuarto pilar del Estado de Bienestar.
2. Su firme resolución de seguir exigiendo la garantía del derecho subjetivo a las prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales, con la promulgación (con carácter prioritario) de una Ley Marco de Servicios Sociales para el Estado español.
3. Su más firme resolución de oponerse al desmantelamiento de la Red Básica de Servicios Sociales Municipales, en un momento en el que, cada vez un porcentaje mayor de la población recurre a él en situación de extrema necesidad y sufrimiento, exigiendo la paralización de todas las iniciativas legislativas que pongan en riesgo esta red básica de atención y el crecimiento y fortalecimiento de la misma en igual medida que se incrementan  las demandas al mismo.
4. Proponemos la modificación del artículo 135 de la Constitución, situando en el mismo como prioritaria la supeditación de toda la riqueza del Estado al servicio de las necesidades y a la garantía de los derechos de ciudadanía.
5. La exigencia de una auditoría de la deuda pública española que clarifique qué parte de la misma es "deuda de ciudadanía" y, por lo tanto, ha de ser pagada con dinero público; y cuál corresponde a entidades privadas y, por ello, exigido el pago a las mismas.
6. Igualmente, la resolución de este colectivo profesional de asumir el mayor compromiso de protagonismo en la tarea de conseguir la confluencia de esfuerzos de todos los  movimientos sociales, como parte insoslayable de nuestro "que hacer" profesional.
(Aprobadas las 6 resoluciones por aclamación del Plenario del Congreso)
Y así lo hacemos saber al conjunto de la sociedad, reiterando nuestro compromiso con todos los ciudadanos y, especialmente, con aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
________________________________________
Acaba el acto con un emotivo homenaje de reconocimiento y agradecimiento a los trabajadores y trabajadoras sociales que, desde las diferentes instituciones y entidades, participaron en las tareas de atención y apoyo social, tanto a los afectados por el grave accidente de Galicia, como a sus familiares.
Los trabajadores y trabajadoras sociales, desde su activación, centraron sus actuaciones en atención, principalmente de las familias de fallecidos y heridos graves. Sin lugar a dudas, realizaron una importante labor de apoyo emocional, información, localización, gestión de recursos, etc. Por tanto, gracias a todos los trabajadores y trabajadoras sociales que, en estos 30 años, han demostrado su capacidad de respuesta y desde la calidez humana en las grandes emergencias y catástrofes.

__________

Entrada publicada por Juanma Gil en "Al día del Trabajo Social", en el diario digital menorcaaldia.com, el 17.11.2013

0 comentarios :

Publicar un comentario

Encantado de escuchar tu opinión. Comenta, por favor.