Derechos Humanos


La historia de los derechos humanos es la de la lucha de la explotación del hombre por el hombre. Se basa en el reconocimiento de los derechos fundamentales y en el concepto de la dignidad inherente y valía personal de cada individuo.


El reconocimiento fue consolidado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En su preámbulo se afirmaba el reconocimiento de la dignidad inherente a toda persona y la igualdad de derechos inalienables de todos los miembros de la humanidad como la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo.


Los documentos fundamentales relacionados con la declaración de Derechos Humanos son los siguientes:

  • Carta Constitucional de las Naciones Unidas (1945)
  • Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)
  • Convenio sobre los Derechos Humanos (1966)
  • Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos
  • Convenio sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales
  • Convenio Internacional para la eliminación de toda forma de discriminación racial (1965)
  • Convenio para la eliminación de toda forma de discriminación contra la mujer (1979)
  • Convenio contra la tortura y toda forma de trato o castigo cruel, inhumano o degradante (1984)
  • Tratado sobre los derechos del niño (1989)
  • Tratado Internacional sobre la protección de los derechos de los trabajadores inmigrantes y sus familias (1990)
Estos acuerdos de carácter global están reforzados por:
  • El Tratado europeo sobre Derechos Humanos (1950)
  • El Tratado americano sobre Derechos Humanos (1969)
  • La Carta Constitucional africana sobre derechos humanos y derechos de los pueblos
Los pactos (tratados) y convenios se apoyan en las siguientes declaraciones de la ONU:
  • Derechos de las personas con retraso mental (1971
  • La protección de mujeres y niños en conflictos armados (1974)
  • La eliminación de toda forma de intolerancia religiosa (1981)
  • El Derecho al Desarrollo (1986)
Violación de los Derechos Humanos
A pesar de la elaboración de estos acuerdos, cada día se producen violaciones de los derechos humanos de miles de personas. Las desapariciones de personas, la tortura de prisioneros políticos, matanzas multitudinarias y arrestos indebidos, el aumento de la práctica de la pena de muerte, la utilización de maltratos físicos o psíquicos para obtener información, la manipulación y la presión intelectual, emocional, moral impuesta sobre los individuos para condicionar su personalidad constituyen, entre otras violaciones evidentes de los derechos humanos en todo el mundo. Las víctimas de dichas violaciones sufren durante mucho años las consecuencias de la experiencia.

Son muchos los factores que contribuyen a la violación de los derechos humanos. El cese de los regímenes totalitarios en el este de Europa no trajo consigo el fin de la violación de los mismos. La reaparición del nacionalismo, la xenofobia y el antisemitismo en países en los que existe un régimen democrático, así como en el antiguo bloque del este, plantearon nuevos retos para las Naciones Unidas. En África, el aumento del tribalismo destrozó la integridad de las naciones y dio lugar a la extensión de la violación de los derechos fundamentales. En varias regiones del mundo se ha producido una emergencia del genocidio en situaciones de conflicto armado.


Principios del Trabajo Social


El concepto "derechos humanos" define en dos palabras la lucha por la dignidad y libertades fundamentales que permiten el completo desarrollo del potencial humano. Los derechos políticos y civiles deben ir acompañados de derechos económicos, culturales y sociales.
Los trabajadores sociales sirven al desarrollo humano mediante su adhesión a los siguientes principios básicos:

  • Todo ser humano posee un valor único que justifica la consideración moral de la persona.
  • Todo ser humano tiene derecho a la completa realización de su potencialidad en la medida que no invada el derecho de los demás a dicha realización, y tiene la obligación de contribuir al bienestar de la sociedad.
  • Toda sociedad, independientemente de su constitución, debiera organizarse de forma que proporcione el máximo beneficio a todos sus miembros.
  • Los trabajadores sociales tienen un compromiso con los principios de justicia social.
  • Los trabajadores sociales tienen la responsabilidad de aportar sus conocimientos y destrezas en el trabajo con los individuos, grupos y sociedades de forma objetiva y disciplinada para su desarrollo y para la resolución de conflictos entre las personas y la sociedad y sus consecuencias.
  • Los trabajadores sociales deben proveer la mejor asistencia posible sin discriminación alguna por razones de sexo, edad, discapacidad, raza, color, lengua, creencias políticas o religiosas.
  • Los trabajadores sociales respetan los derechos humanos fundamentales de los individuos y grupos en la forma que lo expresan la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros convenios internacionales.
  • Los trabajadores sociales respetan los principios de privacidad, el uso responsable de la información en su trabajo profesional y la confidencialidad justificada. Esto último incluso en casos en que este principio contradiga la legislación del país.
  • Los trabajadores sociales esperan que los usuarios tomen las determinaciones sobre las acciones que afectan a sus vidas. Cuando sea preciso utilizar la fuerza para resolver un problema de una de las partes a costa de los intereses de otras personas implicadas, la actuación deberá efectuarse después de una minuciosa evaluación de lo declarado por cada una de las partes. La utilización de la fuerza por vía legal deberá ser utilizada en la menor medida posible.
  • Los trabajadores sociales toman decisiones justificadas en base a valores éticos prestando la debida atención al documento "Ética del trabajo social: Principios y criterios", adoptado por la FITS.
Estos principios derivados de su experiencia referentes a la ayuda de personas con problemas personales y sociales constituyen una responsabilidad esencial para la profesión del trabajador social en el avance por el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Papel de los trabajadores sociales


Los trabajadores sociales trabajan con las necesidades humanas, para prevenir e intervenir sobre problemas individuales, grupales y sociales y para mejorar la calidad de vida de las personas o grupos con los que trabajan. Los valores en los que se basa el trabajo social debido a su énfasis en la valía única de cada persona tiene mucha relación con la teoría de los derechos humanos. Intervienen a menudo en situaciones de conflicto y sus respectivos códigos nacionales de Ética y principios y criterios éticos internacionales les exigen mostrar respeto hacia todas las personas independientemente de su anterior conducta. Su conocimiento sobre la influencia de las condiciones sociales en la capacitación de personas y sociedades para resolver dificultades, implica el reconocimiento y plena realización de su derechos civiles y políticos y está necesariamente vinculada a la garantía de sus derechos económicos, sociales y culturales. Las políticas de desarrollo económico y social juegan por tanto un papel esencial en asegurar la difusión de los derechos humanos.

Como resultado de su relevante y comprometido papel en la sociedad, los Trabajadores Sociales constituyen, con frecuencia la conciencia de la sociedad. Por lo cual, el sistema de valores, formación y experiencia requiere una responsabilidad profesional para promover los Derechos Humanos. Necesitan trabajar con otros profesionales y organizaciones no gubernamentales en lo referente a materia de Derechos Humanos. Como partidarios del cambio, a menudo se encuentran al frente de movimientos para conseguirlo y por ello están sometidos a represiones y abusos. La comisión de la FITS para los derechos Humanos se estableció en 1988 para apoyar a los profesionales y sus responsabilidades.


Declaración política


Los derechos humanos son aquellos derechos fundamentales considerados como necesarios para desarrollar al máximo el potencial de cada persona. Cualquier acción subjetiva y selectiva que interfiera con el pleno ejercicio de estos derechos fundamentales constituye una violación de los Derechos Humanos.

La profesión del trabajo social, a través de su evidencia histórica y empírica, está convencida de que el logro de los derechos humanos para todas las personas es un requisito fundamental para la construcción de un mundo pacífico y para la supervivencia de la raza humana. Sólo mediante el reconocimiento e implementación del concepto de dignidad como elemento inherente y constitutivo de cada persona será posible crear un mundo seguro y estable. Por esto, los trabajadores sociales consideran que la consecución de los derechos humanos fundamentales requiere una acción positiva por parte de los individuos, sociedades, naciones, y comunidad internacional, así como el deber de no inhibir tales derechos.


La profesión del trabajo social acepta el compartir su responsabilidad en el trabajo para oponerse y eliminar cualquier forma de violación de los derechos humanos. Los trabajadores sociales deben ejercer esta responsabilidad es su trabajo con las personas, grupos y comunidades, en su función de representantes de organismos y como parte de las distintas naciones del mundo.


La FITS, representante internacional de la profesión de trabajo social, proclama los siguientes derechos humanos como una guía y criterio comunes en la práctica de todos los trabajadores sociales:


Vida


El valor de la vida es esencial en el trabajo por los derechos humanos. Los trabajadores sociales no sólo tienen que enfrentarse a violaciones de derechos humanos que amenazan o disminuyen la calidad de vida, sino que deben trabajar en la puesta en marcha de actividades que promuevan la mejora de la misma así como el enriquecimiento de las personas.

El bienestar físico y social es un aspecto importante para la calidad de vida. El deterioro del medio ambiente y la restricción de programas para mejorar de la salud, suponen una amenaza para la vida.


Los trabajadores sociales apoyan el derecho de las personas y los individuos a obtener programas de prevención de enfermedades y discapacidades.


La libertad


Todos los seres humanos nacen libres. Las libertades fundamentales incluyen en este principio el no sometimiento a esclavitudes, arresto arbitrario, tortura, trato inhumano o degradante, y el derecho a la libertad de expresión y pensamiento.

Junto al valor de la vida en sí misma, la libertad es el don más preciado que defiende el valor de la existencia humana.


Igualdad y no discriminación


El principio esencial de igualdad está íntimamente ligado a los principios de justicia. Toda persona, independientemente de su sexo, edad, discapacidad, raza, color, lengua, religión o ideas políticas, propiedad, orientación sexual, status social, tiene el derecho al trato igualitario y a la protección amparado por la ley.

Los trabajadores sociales deben asegurar el acceso igualitario a los servicios públicos y a la provisión del bienestar social de acuerdo con los recursos de los que dispongan los gobiernos nacionales y locales, y tienen una responsabilidad concreta en combatir cualquier tipo de discriminación en su propia práctica.


Justicia


Toda persona tiene el derecho a la protección ante el arresto arbitrario o a la violación de la intimidad, y al amparo igualitario ante la ley. Cuando se violen las leyes, toda persona tiene derecho a un juicio rápido y justo presidido por un juez objetivo. Quienes cumplen condena tienen derecho a un trato humano, cuyo objetivo sea el de garantizar la reforma y readaptación social de la persona.

La intervención imparcial de la ley es esencial para la protección del ciudadano en la administración de la justicia. No obstante la Justicia Social necesita algo más que un sistema legal y situado al margen de la interferencia del ejecutivo. Requiere la satisfacción de las necesidades humanas básicas y la distribución equitativa de los recursos; el acceso de todas las personas a los servicios de salud y educación, permitiendo de esta forma el desarrollo del potencial humano. Defiende los conceptos del desarrollo social y búsqueda de la justicia social por los trabajadores sociales para que éstos pueden enfrentarse al conflicto con poderosos grupos de élite en cualquier tipo de sociedad.


Solidaridad


Cualquier persona a la que le sean violadas las libertades fundamentales tiene el derecho al apoyo por parte del resto de los ciudadanos. El concepto de solidaridad reconoce el ideal de fraternidad de la Revolución Francesa, y la importancia del apoyo mutuo. Esto queda reflejado a través de la Comisión de Derechos Humanos en relación a los trabajadores sociales cuyas libertades políticas son infringidas. En su práctica diaria expresan la solidaridad con las personas pobres y oprimidas. La pobreza, el hambre, la falta de hogar, constituyen violaciones de los derechos humanos. Los trabajadores sociales se solidarizan con las personas más débiles en su campaña por la justicia social.
Responsabilidad social


Esta constituye el reconocimiento de responsabilidades que la persona tiene para con su familia, su sociedad, su nación y la comunidad internacional, para contribuir con las aptitudes personales, la energía y el compromiso al avance de los derechos humanos. Las personas que poseen recursos intelectuales y físicos debieran utilizarlos para ayudar a quienes cuentan con menos. El compromiso de los trabajadores sociales con las personas en desventaja constituye una reflexión sobre esta responsabilidad. Ningún individuo u organismo colectivo tiene derecho a implicar a otras personas en actividades que inciten a la guerra, hostilidad, violencia, odio, fanatismo, incluyendo propaganda contraria a la institución y el mantenimiento de los derechos humanos.

Paz y no violencia


La paz es algo más que la ausencia de conflicto. Es el objetivo del logro de la armonía con uno mismo y con los demás. Los trabajadores sociales están comprometidos a la búsqueda de la no violencia. Su experiencia en la resolución de conflictos demuestra que la mediación y decisión son instrumentos efectivos para lograr la paz y superar conflictos por diferencias aparentemente irreconciliables .La no violencia no significa pasividad en la lucha contra la injusticia, y los trabajadores sociales practicarán esto para lograr el cambio, pero no se involucrarán en actividades violentas en el desarrollo de su actividad profesional. El trabajador social invierte sus energías en esfuerzos constructivos para lograr la justicia social.

Medio ambiente


El ser humano cuenta con una importante responsabilidad en el cuidado del planeta. La degradación del medio ambiente supone una amenaza para la propia vida en algunas zonas, y para la calidad de vida en muchos países. Los modelos de desarrollo actuales basados en la industrialización, la desigual distribución de recursos, el consumismo excesivo y la ignorancia de las consecuencias negativas de la contaminación, han contribuido a la actual destrucción global. Es preciso que los trabajadores sociales hagan ejercicio de su actividad profesional con las poblaciones, para tratar las consecuencias de la destrucción y el declive medioambiental.


Fuente: Consejo General del Trabajo Social
http://www.cgtrabajosocial.es