1 de mayo de 2015

Trabajo Social en emergencias y catástrofes

Las situaciones de crisis, emergencia o catástrofe, provocan efectos añadidos de muy diversa índole, entre los que se encuentran la aparición de necesidades sociales que se han de cubrir de la forma más profesional y rápida posible.

Estas necesidades sociales pueden ser de muy diversa índole, pero suelen agruparse en tres grandes áreas:

1. Necesidades de los afectados directos, familiares y allegados

  • Incertidumbre ante la espera de información sobre lo ocurrido
  • Elevada tensión emocional
  • Altos niveles de ansiedad
  • Preocupación por los pronósticos de salud (en casos con víctimas)
  • Procedimientos legales diversos (asesoramiento, transportes, reclamaciones, servicios funerarios,...)
  • Posibles conflictos familiares ante la situación
  • Vulnerabilidad social: falta de recursos para alojamiento, alimentación,... situación de aislamiento social por ausencia de familiares o soporte social,..

2. Necesidades de los intervinientes

  • Localizar y facilitar los recursos necesarios
  • Coordinación de equipos de trabajo y voluntarios
  • Cubrir necesidades básicas
  • Acompañamiento en la situación de estrés
  • Facilitar información a los allegados del interviniente

3. Necesidades de los gestores de la emergencia

  • Establecer todas las actuaciones psicosociales que van a condicionar la intervención con los afectados
  • Análisis de la situación: recogida de información, estimación de recursos humanos y materiales
  • Valoración de necesidades sociales concretas
  • Listados de afectados, recopilando datos personales y de identificación
  • Valoración de la adecuación de las infraestructuras destinadas a la atención de familiares y allegados: zona de recepción, zonas de descanso, zonas para entrevistas personalizadas,...
  • Establecimiento de comunicaciones eficaces entre los afectados, mediante la transmisión de información de lo sucedido y acciones que los afectados pueden llevar a cabo
  • Ayuda a la toma de decisiones

Atendiendo a la temporalidad en la que se contextualiza la intervención profesional, las funciones de los trabajadores y trabajadoras sociales se pueden diferenciar entre: 1) las de pre-emergencia, 2) las de emergencia y 3) las de post-emergencia.

Todos los dispositivos de emergencia deben ser activados desde los órganos de gestión de emergencias que tanto los ayuntamientos, como las comunidades autónomas o el gobierno central tienen establecidos. De forma progresiva, el papel del Trabajo Social en estos dispositivos de emergencia va tomando una mayor relevancia y cuenta con muy buenas valoraciones de los compañeros y compañeras de otros dispositivos de atención, tras conocer el trabajo que realizan.

Además de cumplir algunos requisitos profesionales, como la formación especializada, los trabajadores y trabajadoras sociales que quieran intervenir en situaciones de emergencia, deben contar con otros requisitos, como son: equilibrio emocional, seguridad en sí mismo, empatía, capacidad de autocontrol, tolerancia a la presión, resistencia a la fatiga física y psicológica, tolerancia a la frustración, flexibilidad, capacidad de adaptación, capacidad de toma de decisiones, disposición para el trabajo en equipo y capacidad para la mediación y gestión de conflictos.

En la asamblea general ordinaria del Consejo General del Trabajo Social, celebrada en Madrid el pasado día 25 de abril, se abordó el papel de nuestra profesión en las situaciones de emergencia y de catástrofes. La inclusión de este asunto en la orden del día venía motivada por tres acontecimientos recientes relacionados con esta intervención social especializada:

Fuente: Consejo General del Trabajo Social
www.cgtrabajosocial.es
- Simulacro de Emergencia Biológica en Daimiel.
En este espectacular simulacro, que ha tenido una duración de 4 días, han participado cerca de 4.000 efectivos, de los que 1.500 han sido personal civil. Además de la Unidad Militar de Emergencias (UME), fuerzas de seguridad, instituciones públicas, organizaciones de ayuda en emergencias, psicólogos, también participaron una treintena de trabajadoras y trabajadores sociales pertenecientes a diferentes colegios profesionales de todo el estado y coordinados por el Colegio Oficial del Trabajo Social de Castilla-La Mancha y el Consejo General del Trabajo Social.

Las funciones principales consistieron en valorar las situaciones de necesidad social que se habían producido durante la emergencia, dando contención y apoyo emocional, informando a los afectados y a sus familiares y gestionando los recursos que faciliten las tareas de los equipos de intervención, así como hacer un acompañamiento social a las personas afectadas y sus familiares, gestionando prestaciones básicas u otro tipo de prestaciones excepcionales.

Fuente: Colegio Profesional del
Trabajo Social de Aragón
www.trabajosocialaragon.es
- Concesión de la Placa al Mérito de Protección Civil en Aragón 2015, al Colegio Profesional del Trabajo Social, por su destacada actuación durante las inundaciones sucedidas a lo largo del cauce del río Ebro.
Muchas poblaciones estuvieron en alerta durante muchos días y la labor de las trabajadoras sociales ha sido fundamental para atender las diferentes necesidades sociales que genera una situación anormal como ésta y coordinando todos los mecanismos de evacuación y realojamiento de toda la población desplazada, con especial incidencia sobre aquellas personas con problemas de movilidad, en situación de dependencia o con otros problemas asociados. Esta intervención ha sido merecedora de diferentes felicitaciones y reconocimientos por su gran trabajo, destacando que "Ellas están ahí desde el primer momento y son las últimas que se van".

El acto de entrega será el próximo día 4 de mayo, a las 19 h en la Sede del Gobierno de Aragón en Zaragoza. En este enlaces podéis leer con más detalle la "Ardua labor de los servicios sociales en la emergencia".

Fuente: Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya
www.tscat.cat
- Tragedia aérea de Germanwings.
Desde el primer momento de la tragedia se activó el Equipo de Emergencias del Colegio Oficial del Trabajo Social de Cataluña, cuya labor ha tenido una visibilidad como nunca antes se ha visto y que ha contado con el reconocimiento de las propias familias de las víctimas, de las autoridades y del resto de dispositivos de emergencia que han compartido la labor de apoyo. Este equipo ha sido activado en diversas ocasiones, a fin de dar continuidad a su labor inicial, como en el reciente funeral en memoria de las víctimas.

Este Equipo de Emergencias ha estado al servicio de las familias en todo momento, haciendo una intervención integral que ha podido ir "desde dar un vaso de agua hasta acompañar en su dolor más íntimo", tratando de facilitar todo lo que pudieran necesitar, transmitiendo seguridad y confianza, prestando apoyo emocional, con el objetivo de que no se tuvieran que preocupar por nada. Así lo relata una de las protagonistas en la entrevista "Crear un vínculo y una relación de confianza con los familiares de las víctimas es fundamental", realizada por el portal Social.cat al grupo que ha intervenido.

Felicidades a las compañeras y compañeros que, desgraciadamente con demasiada frecuencia, ponen de forma silenciosa su buen hacer profesional al servicio de las personas afectadas por emergencias o catástrofes.

En el caso de Baleares, el órgano responsable de la gestión de emergencias, centralizados fundamentalmente a través del servicio 112, cuenta con diversos dispositivos muy bien dotados y con una larga trayectoria profesional. Sin embargo, en nuestra comunidad aún no se está abordando el ámbito social de las emergencias.

Muy recientemente, hemos tenido una situación de emergencia que afortunadamente no ha causado víctimas mortales, pero que podría haberlas tenido, como ha sido el incendio del ferry que hacía la ruta Palma-Valencia. Como digo, a pesar de no haber sido trágico, sí que se ha producido una situación de crisis en la que atención a las víctimas ha sido fundamental y habría sido muy beneficioso poder contar equipos sociales de intervención en emergencias que habrían facilitado muchas de las labores de atención a las personas afectadas, como pueden ser: alojamiento alternativo, localización de familiares, tramitación de documentación, asesoramiento sobre recursos, y un largo etcétera.

El hecho de que una emergencia se produzca en una isla ya genera, por sí mismo, la aparición inmediata de necesidades sociales tanto en la atención directa a las víctimas como a sus familiares y allegados.

Por eso, desde estas líneas animo a los responsables de emergencias de las diferentes administraciones, responsables de su gestión en Baleares,  a iniciar los trámites oportunos para poder incorporar la atención social como parte de los dispositivos de emergencias en nuestras islas.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Encantado de escuchar tu opinión. Comenta, por favor.