17 de abril de 2014

Un año de profunda transformación social

Hace justo un año que este blog comenzó su andadura con la primera entrada a modo de presentación, en la que se dejaba constancia de cuáles eran las pretensiones con las que nacía esta herramienta de comunicación, sensibilización y denuncia sobre diversos aspectos relacionados con el Trabajo Social.
1aniversario
Un año que ha dado mucho de sí. Un año en el que he hablado de temas muy variados. Sin embargo, muchas veces mi discurso se ha centrado en la profunda preocupación que ha generado la aprobación de la Ley de Reforma de la Administración Local, por las repercusiones tan negativas y catastróficas que puede tener su futura aplicación en el ámbito de los Servicios Sociales.

Además de este tema recurrente, he abordado asuntos tan diversos como: la sabiduría que acumulan las personas mayores por su experiencia de vida, la aparición de las Oficinas de Intermediación Hipotecaria, como respuesta a los problemas relacionados con la vivienda y los desahucios, las políticas de infancia de nuestro país que se canalizaban a través del II Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia (y que parece que no están dando muchos resultados o no se están aplicando)),  el reconocimiento de niños y niñas como víctimas de violencia de género y la necesidad de recibir una atención especializada que ayude a evitar posible secuelas en su desarrollo, una interesante iniciativa que aglutina los esfuerzos de los trabajadores sociales que escribimos blogs y que hemos denominado BlogoTSfera (con el apoyo del Consejo General del Trabajo Social), presentaciones de varios libros, la diferencia entre Trabajo Social como profesión y lo que se suele llamar incorrectamente "trabajos sociales" (como los que le han impuesto a Berlusconi), mi previsión de que para salir de la crisis, Europa debe reinventarse (tal vez ya haya comenzado con Merkel hablando de humanidad y de ayudar a los que más lo necesitan, discurso nuevo que espero que no esté vacío), la importancia de que nuestros jóvenes puedan vivir su orientación sexual sin tapujos ni cortapisas homofóbicas, la campaña orquestada desde diversos órganos de poder al servicio de entidades con grandes intereses económicos y financieros para desmantelar los Servicios Sociales, el falso discurso de nuestro gobierno para luchar contra la pobreza (cuando los hechos y las cifras nos demuestran que solo vamos a peor), las interesantes conclusiones que alcanzaron los más de 1500 compañeros y compañeras que asistieron al XII Congreso de Trabajo Social en estos tiempos de malestares, el papel de las huelgas o de la mujer en nuestra sociedad actual, los límites de la implicación emocional de los profesionales de la intervención social, la exigencia de modificación de la Constitución para que reconozca a los Servicios Sociales como cuarto pilar del Estado del Bienestar, el éxito de la marea blanca de Madrid en su defensa incansable de la sanidad pública, el trabajo en red como herramienta para la intervención social comunitaria, datos escalofriantes y vergonzosos sobre la pobreza infantil en nuestro país (y van a peor...), o la desvergüenza de algunos profesionales que se permiten el lujo de no denunciar situaciones de abusos sexuales a menores no se sabe bien por qué intereses.
Una actividad, en definitiva, variada y prolija. A veces, marcada por la más pura actualidad y, muchas veces más, con un marcado pesimismo ante la terca realidad que nos rodea.
Haciendo balance, un año después de haber comenzado mi andadura bloguera, me encuentro con un país en el que hemos liderado el mayor retroceso en derechos sociales, derechos civiles y derechos humanos de toda Europa. Estamos pasado de ser pioneros en algunos ámbitos de lo social o de lo sanitario, a que nos quieran convencer de que ambos sistemas son insostenibles, y encima por nuestra culpa, porque "hemos vivido por encima de nuestra posibilidades". Pero este argumento ya no cuela, ya sabemos todos quiénes son los culpables de nuestra situación actual, ya se están dando cuenta de que la sociedad les ha dado la espalda, pero no les gusta escucharlo, y menos ahora que se enfrentan a su primera batalla electoral desde que empezara todo este sinsentido.
Deseo fervientemente que los posicionamientos excesivamente eufóricos sobre "lo bien que va nuestro país" se vean traducidos, rápidamente, en un verdadero cambio de ciclo que nos permita retomar las buenas posiciones que tuvimos en otras épocas no muy lejanas y que nos hacían sentirnos orgullosos hasta de ser europeos. Y lo deseo, porque mientras que el inicio de la supuesta recuperación está siendo extremadamente tímido, las consecuencias de los exagerados recortes sociales que hemos sufrido están siendo cada día más desastrosas y vergonzosas para un país supuestamente desarrollado. Desde los Servicios Sociales asistimos cada día a la tragedia de miles de personas que no disponen de lo más básico para subsistir, que no logran encontrar un empleo, que no tiene qué dar de cenar a sus hijos e hijas, que están perdiendo sus casas, que han perdido su derecho a que se les cuide su salud, que están perdiendo hasta la dignidad.
Hemos creado un país en el que los datos macroeconómicos están cada vez más lejos de la realidad social de las personas, en el que tener un trabajo ya no implica no estar en riesgo de pobreza o de exclusión social, en el que la brecha social entre los que tienen mucho y los que no tienen nada, es cada vez mayor. Hemos desmantelado la cohesión social que se había construido durante las últimas décadas con mucho esfuerzo de todas y todos.
Mi compromiso para el futuro inmediato es seguir ofreciendo visiones alternativas a las que nos suelen presentar los grandes medios de comunicación sobre la situación social de las personas, sobre sus situaciones cotidianas reales, sobre las penurias y miserias que padecen, muy alejadas de los datos macroeconómicos.
Me gustaría que los gobernantes de nuestro país y de toda Europa, se acaben de dar cuenta de que para salir de esta crisis es imprescindible "salvar a las personas".
Gracias a todas las personas que me habéis seguido durante este año. Espero no defraudaros en la gran aventura que nos queda por delante.

__________

Entrada publicada por Juanma Gil en "Al día del Trabajo Social", en el diario digital menorcaaldia.com, el 17.04.2014

0 comentarios :

Publicar un comentario

Encantado de escuchar tu opinión. Comenta, por favor.