18 de enero de 2014

El cuarto pilar del Estado de Bienestar

En mi última entrada os animaba a firmar a favor de la campaña que ha puesto en marcha el Consejo General del Trabajo Social para lograr que los Servicios Sociales sean reconocidos, en nuestra Constitución, como derechos de ciudadanía. Y hacía referencia en el título a que los Servicios Sociales deberían constituir el cuarto pilar del Estado de Bienestar. Pero, ¿qué es el Estado de Bienestar?
Podemos definirlo como "todas aquellas actuaciones realizadas por el estado para mejorar el bienestar o la calidad de vida de la ciudadanía". Sin embargo, ésta es una definición un tanto simplista, pues para conocer realmente todo su alcance se han de incluir algunos conceptos que son básicos.
El Estado de Bienestar tiene su origen en el año 1945 (tras la II Guerra Mundial) y es un modelo de Estado, que se caracteriza por promover una redistribución de la riqueza con el objetivo de garantizar la igualdad de oportunidades y la extensión de los derechos sociales a toda la población. Así pues, se asienta sobre dos fundamentos básicos: intervenir activamente sobre la economía y alcanzar un Pacto social.
En el caso español, el Estado de Bienestar se ha configurado en las últimas décadas sobre tres pilares: la Sanidad, la Educación y el Sistema de Pensiones. En el año 2000, el profesor Vicenç Navarro, introdujo el concepto del "cuarto pilar" del Estado de Bienestar. La aparición del concepto fue un tanto casual, pues puso el ejemplo de una silla que tenía una pata rota y por tanto le faltaba una cuarta pata para poder hacer su función eficazmente. De esta forma, trasladó al ámbito social la necesidad de una cuarto pilar que era "el derecho de acceso a los servicios de ayuda a las familias". El profesor Navarro entendía este concepto de una forma amplia incluyendo los servicios de ayuda a domicilio o las escuelas infantiles. Sin embargo, poco a poco se fue reduciendo su significado, dando como resultado lo que conocemos como Ley de Dependencia.
Esta ley supuso un paso muy importante para los Servicios Sociales, pues era la primera vez que se reconocía un derecho subjetivo en este ámbito. Supuso para la profesión del Trabajo Social un esperanzador avance hacia la universalización de los derechos sociales. Pero, a pesar de la trascendencia del paso y de que la ley suponía una parte muy importante, no se trataba realmente del cuarto pilar del Estado de Bienestar, sino solo de una parte, tal y como fue puesto de manifiesto por los órganos de representación de los trabajadores sociales.
"Renunciar al Estado de Bienestar significaría aceptar que el Estado abandonara su responsabilidad de intervenir con el fin de mejorar el bienestar social de la población, dejando de proveer escuelas, servicios sanitarios y servicios de atención a la familia, incluyendo escuelas de infancia para niños de 0 a 3 años, servicios domiciliarios a personas con discapacidades y personas mayores, viviendas asistidas y residencias de ancianos, entre otros como viviendas para jóvenes, formación profesional o universitaria que les ayude a integrarse en el mercado de trabajo, pensiones de vejez, viudedad e incapacidad, prestaciones para las personas en paro, ayudas económicas a las familias y prestaciones para prevenir la exclusión social". (El subdesarrollo social de España. Causas y consecuencias – Vicenç Navarro).
Los trabajadores sociales entendemos que el cuarto pilar del Estado de Bienestar es el Sistema Público de Servicios Sociales. Un sistema que, justo en el momento en que comenzaba a alcanzar la madurez de su desarrollo, se está viendo truncado y desmantelado, a causa de las "desacertadas" decisiones que está tomando el gobierno español, priorizando el pago de la deuda por encima del bienestar de las personas.
Pero hay un pregunta clave: ¿por qué los Servicios Sociales han tardado tantos años en alcanzar su madurez? Para mí, hay una respuesta que es básica: mientras que los sistemas de Salud o de Educación, nacieron "centralizados", el sistema de Servicios Sociales se ha basado, desde sus orígenes, en la "descentralización". Los Servicios Sociales nacieron en el seno de las Comunidades Autónomas, habiendo desarrollado cada una de ella su propio modelo de expansión y de cobertura de derechos sociales.
Dicho de otro modo, el sistema sanitario y el sistema educativo, cuentan con una legislación de base a nivel estatal, habiéndose desarrollado las características propias de cada Comunidad Autónoma en la base de un marco común, el cual ha establecido las prestaciones básicas y ha favorecido la igualdad de todos los ciudadanos, con independencia de su lugar de residencia.
Sin embargo, el Sistema de Servicios Sociales se ha ido desarrollando de forma muy dispar en cada uno de los territorios. Cada Comunidad Autónoma, desarrolló su propia legislación, estableciendo servicios y prestaciones muy dispares en muchos casos. Esto ha constituido un problema muy importante, ya que ha supuesto un gran lastre para que su expansión haya sido más rápida y eficaz, habiendo tardado más de 3 décadas en comenzar a llegar a un estadio de madurez.
Ahora, nos encontramos en un momento clave porque la Reforma de la Administración Local que ha aprobado el gobierno estatal, está provocando el desmantelamiento del Sistema de Servicios Sociales, en lugar de haber regulado algunos aspectos básicos que fueran comunes a todos los territorios. Por eso, volviendo al recordatorio que hacía al principio de esta entrada, los trabajadores sociales estamos liderando un proceso de recogida de firmas para exigir al Gobierno de España que ponga en marcha las iniciativas legales oportunas para que el acceso a la cobertura de los Servicios Sociales sea un derecho fundamental de toda la ciudadanía de nuestro país.
En estos momentos, llevamos recogidas ya casi 10.000 firmas, pero necesitamos muchas más, porque es mucho lo que nos jugamos; sobre todo, el futuro de las generaciones más jóvenes de nuestro país.
Anímate!!!...   y pincha en la imagen para firmar
Peticion cuarto pilar (change)




__________

Entrada publicada por Juanma Gil en "Al día del Trabajo Social", en el diario digital menorcaaldia.com, el 18.01.2014

0 comentarios :

Publicar un comentario

Encantado de escuchar tu opinión. Comenta, por favor.